jueves, 27 de enero de 2011

Cuando no hay mucho para contar... pero sí mucho para vivir...

9 noches pasaron entre las dos playas visitadas, poca cosa para hacer pero mucho para disfrutar, reflexionar y vivir.

Palolem se encuentra al sur del estado, ex colonia portuguesa, de Goa, unas decenas de complejos de cabañas de caña y paja junto con otro tantos restaurantes sobre la arena forman este paraíso del relax, donde se pueden comer buenos platos de pescados y mariscos a partir de los tres dolares.
A mi gusto demasiada gente extranjera, por primera vez me sentí lejos de India, pero venia bien un descanso en el viaje.

De allí nos fuimos para el sur, con destino a Om Beach, que al no encontrar lugar tuvimos que descartar, y continuar caminando unos 30 minutos por playa y selva hasta llegar a Half Moon Beach, apenas tres complejitos de cabañitas precarias con sus respectivos restaurantes se encontraban allí, paz, tranquilidad y más paz se podía sentir, algunos dirán que es aburrido, pero para otros puede ser fascinante, sin luz eléctrica salvo en un par de paradores y con menos de cien personas entre habitantes y turistas, uno entraba de lleno en el contacto con la naturaleza, con apenas unos metros de arena y encerrado entre el mar arábigo y la selva, no había para donde escapar, simplemente dejarse atrapar.

Así que no hay grandes relatos para hacer, pero si un recuerdo muy lindo.



Fotos de Palolem (Goa, India)
















Fotos de Half Moon Beach (Karnataka, India)









2 comentarios:

  1. CARCOMIDO POR LA ENVIDIA. MUY FUERTE.

    ResponderEliminar
  2. Una maravilla. Felicitaciones.

    ResponderEliminar